Tienda LAUS

Aprende a catar un vino como un experto con estos consejos básicos

Nuestros sentidos no descansan, permanecen activos las veinticuatro horas del día registrando estímulos y archivándolos en nuestro cerebro, aunque nosotros apenas seamos conscientes de ello. Y esto es precisamente lo que intentamos hacer en una cata de vino: analizar esos estímulos que nos transmite el vino y ser capaz de interpretarlos. Y es que, si prestamos atención cada vez que tomamos una copa de vino, vamos recopilando información y acercándonos un poco más a los vinos, y eso, a la larga, hará que lo disfrutemos mucho más.

5 consideraciones previas para tener en cuenta cuando catamos un vino

  1. Evita llevar tu mejor perfume. Un intenso aroma a perfume puede cambiar tu percepción sobre los vinos e incluso impedir que se aprecien sus aromas.
  2. Busca un espacio luminoso. Los espacios con poca luz no son buenos aliados para catar. Por eso, nuestra recomendación es que busques un espacio con adecuada iluminación y así poder apreciar bien los matices del vino, su color, su intensidad…
  3. Cata más de un vino a la vez. Será más sencillo descifrar sus características si puedes comparar. Y prepara una copa para cada vino, pero ¡elígelas bien! Ya sabes que cada vino tiene su copa predilecta para ser disfrutado con todos los sentidos. Si tienes dudas sobre qué copa es la más adecuada para tus vinos, aquí te dejamos un recordatorio. 
  4. Presta atención a la temperatura. Un vino servido a su justa temperatura nos permitirá apreciar mejor sus cualidades. Es muy difícil establecer la temperatura idónea, pero sí hay que saber que los vinos blancos se sirven a menor temperatura que los tintos y que su temperatura no deberá superar los 20 °C, ni estar por debajo de los 6 °C. ¡Muy importante! Coge la copa por el tallo (la parte larga y fina) para no calentar el vino y para que no se manche la copa.
  5. Prepárate para las tres fases de la cata: fase visual, fase olfativa y fase gustativa. Un orden que hay que seguir, ¡aunque nos den ganas de saltar directamente a la última!

 

Las tres fases de la cata de un vino: visual, olfativa y gustativa

Hazte con un sacacorchos, descorcha las botellas y sirve el vino. Cuando vamos a hacer una cata, no hace falta llenar la copa, de hecho, lo recomendable es llenar la copa a un tercio de su capacidad para que sea más fácil manejar el vino. ¡A catar!

Comenzamos por la fase visual, aunque quizá no se le dé tanta importancia como a la olfativa o la gustativa, nos va a dar mucha información relevante sobre el vino. Con la vista se aprecia el aspecto del vino, su color y su intensidad, y esto nos dará pistas sobre su edad y sobre la variedad de la uva. Normalmente en vinos blancos, los vinos más jóvenes tendrán tonalidades amarillo pálido con destellos verdes, y los envejecidos en barrica presentarán tonos dorados o incluso ámbar. En los tintos, los tonos irán desde los azulados y violáceos, característicos de los vinos jóvenes, hasta los rubí, granates o rojo teja.

Los colores del vino

Continuamos por la fase olfativa, quizá la fase que más nos intimida. No es necesario encontrar matices de mermelada de cerezas confitadas o aromas de pera en almíbar, pero sí podemos buscar determinadas frutas, flores, especias o notas procedentes de la madera. ¡Poco a poco! Recuerda que el olfato es un sentido de la memoria, cada persona tenemos creados recuerdos para distintos olores y aromas, es decir, si nunca has olido o probado el maracuyá, te resultará imposible reconocer este aroma en un vino. ¡Pero todo es cuestión de entrenamiento!

Finalizamos con la fase más esperada, la fase gustativa, ¡ahora sí puedes darle un trago (con un sorbito basta) a tu copa para disfrutar del vino con todos los sentidos! ¿Qué te sugiere? Si te sabe a fresa o frambuesa, perfecto. Pero también puede recordarte a chucherías ya que, de la misma forma que ocurre en la fase olfativa, los sabores también se asocian a los recuerdos y la memoria, asociándolos a esas chucherías que nos comíamos de pequeños. Si no aprecias muchas cosas, ¡no te preocupes! Puedes empezar intentando descubrir si te recuerda a flores o a frutas, si es dulce o ácido, si es intenso o suave… Ya verás como cada vez te irá resultando más sencillo. Y no olvides que el objetivo principal es ¡disfrutar!

Con estas sencillas nociones aprenderás a descubrir un vino, y esto te permitirá conocerlo mejor y, además, ir desarrollando tu propio gusto por esta bebida que encierra tantos secretos porque ¡sobre gustos no hay nada escrito!

Y si te apetece poner en práctica todo lo aprendido en este post, tienes una cita el día 13 de marzo de 2021 en Bodega LAUS para disfrutar de la experiencia Iniciación a la cata de vinos. Ven con tu familia y amigos y disfrutad aprendiendo cómo descifrar los Aromas del Somontano. ¡Te esperamos!

Publicado el 18 Feb 2021
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda

    Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando aquí
    Aceptar cookies